Ambiente gráfico

Breve guía orientativa para la correcta valoración de un escrito, relativa principalmente a la interpretación adecuada de los signos polivalentes.

El ambiente gráfico


Es una valoración general de un escrito, que determina la tendencia positiva o negativa de éste en un marco global, de modo que la polivalencia (aspectos positivos y negativos) de los signos analizados posteriormente pueda ser cabalmente considerada.

Para evaluar el ambiente gráfico se utilizan principalmente los ocho aspectos más significativos a nivel global: orden, tamaño, forma, dirección, presión, velocidad, continuidad e inclinación; sin perder de vista la información reflejada a través de la disposición, organización, aprovechamiento del espacio y márgenes.

El aspecto general del escrito es entonces el que determina la valoración que teñirá la interpretación del resto del estudio, especialmente en lo que a signos puntuales se refiere.

Es una valoración general de un escrito, que determina la tendencia positiva o negativa de éste en un marco global

Consideraciones importantes


• La legibilidad y estabilidad de la escritura. Siendo positiva una escritura legible y estable, es decir, sin cambios bruscos de forma o de tamaño.
• La prolijidad y el aspecto general del escrito. Que implica cierto dominio del papel y del elemento escritural, y un mínimo de claridad y organización en cuanto a la producción gráfica.
• La correcta utilización de márgenes. Que denota la interacción del sujeto con el medio y su capacidad organizativa y productiva.
• La disposición de las líneas y las palabras. Considerando como negativa una escritura en la cual se entremezclan las zonas, o en la cual los espacios entre líneas y palabras son excesivos.

De esta forma se obtiene como conclusión que un ambiente gráfico positivo es aquel cuyos movimientos poseen orden, proporción, regularidad y constancia, en un marco armónico y natural, sin por ello perder la espontaneidad de movimiento y el estilo propio. El ambiente gráfico positivo denota claridad y orden, aunque no necesariamente tiene que estar asociado a belleza, pulcritud o rigidez.

El ejemplo siguiente corresponde a la escritura del célebre físico Albert Einstein:

Características


• Excelente disposición de márgenes y encuadre del saludo, del texto y de la firma.
• Prolijidad y escritura legible, regular y constante.
• Líneas prudentemente espaciadas, con una dirección predominantemente estable.
• Trazos firmes, ágiles, dextrógiros, con buena presión.
• Signos sobrios de originalidad y estilo. Escritura madura y cuidada.

En cambio un ambiente gráfico negativo es aquel en el que casi la totalidad de los aspectos y rasgos componentes presentan cierto desequilibrio, desorden o suciedad. Se asocia con la falta de control y equilibrio, visible a través de una notable desprolijidad, líneas superpuestas (invasión de zonas), ilegibilidad, suciedad, formas confusas o extrañas, retoques excesivos, remarques.

El siguiente ejemplo corresponde a una escritura cuyo ambiente gráfico negativo es notablemente evidente:

Características


• Desprolijidad y escritura ilegible, muy inarmónica e inestable.
• Irregularidades de tamaño, forma, inclinación y presión.
• Invasión de zonas, espacios muy irregulares entre palabras y líneas.
• Retoques, remarques y reenganches casi constantemente.
• Variaciones en la altura y forma de crestas y ejes.
• Escritura muy movida, desordenada.

Por: Lauro Alonso - Última actualización: 20/03/2018
Se permite la difusión de este artículo siempre y cuando no se lo modifique y se cite la fuente.

Compartir esta página

© Copyright Grafologico.com / Lauro Alonso
Todos los Derechos Reservados
Este sitio utiliza cookies